Historias del sujetador

Historias del sujetador

A pesar que cada cierto tiempo se propaga el mensaje de que los sujetadores con aro incrementan el riesgo de cáncer de mama, lo cierto es que no hay ninguna relación. “Se ha especulado mucho sobre esto. Inicialmente se decía que la presión del sujetador sobre la mama podría dificultar el drenaje linfático, pero eso no tiene justificación fisiopatológica. Además, un estudio muy reciente bien diseñado y serio, ha descartado finalmente esta asociación”, explica la doctora Lucía González Cortijo a la revista Glamour, oncóloga especializada en mama en el Hospital Quirón, haciendo referencia a una investigación publicada en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention y realizada con más de 1.500 mujeres, que descarta todo vínculo entre la enfermedad y el uso de esta prenda.

Sin embargo, esta experta recomienda prestar más atención a otros factores que sí se ha demostrado que tienen que ver con el posible desarrollo del cáncer: “hay que tomar las precauciones de siempre, como controles ginecológicos y screening con mamografía. Ante la duda de un bulto en la mama siempre consultar con un experto, especialmente si hay historia familiar. Y mantener una vida sana sin obsesionarse, con dieta mediterránea y realizando ejercicio”, concluye la oncóloga.

Elige bien

Sin embargo, es esencial elegir un buen sujetador para evitar mastodinias (dolor de senos relacionado con cambios cíclicos hormonales) y estrías mamarias, según indica el equipo de salud de la mujer de la clínica Dexeus: “Se pueden prevenir es usando sujetadores adecuados, en especial si se practica algún deporte. Los más recomendables son sin aros ni hierros y que lleven refuerzo en las bases y ayuden a soportar el peso del pecho de una forma uniforme”.

La talla correcta

La mayoría de las mujeres reconocen que no saben en qué deben basarse y qué deben mirar a la hora de comprarse un sujetador.

Uno de los motivos de este desconcierto está relacionado con el desorden del tallaje. La enorme y confusa oferta de tallas que hay en el mercado hace que el 37% de las encuestadas se compren el sujetador teniendo en cuenta la talla de la copa. Sin embargo, otro 63% se remite solo al contorno (de acuerdo a un estudio español).

Para llevar un sujetador acorde con el pecho, es necesario conocer tanto la talla de la copa como el contorno. Esto es muy importante, porque el mal uso los sujetadores puede ser perjudicial a largo plazo para el pecho de la mujer.

¡Mídete!

Es muy sencillo calcular con exactitud la talla. Tan sólo hay que seguir estos dos pasos para el contorno y la copa:

Contorno: se debe medir con una cinta métrica flexible el contorno, por debajo del pecho. El resultado se calcula sumando esta cifra +15. Así se calcula la talla de contorno según los patrones de moda en España.

Copa: se deberá medir el contorno del conjunto del tórax en la zona más sobresaliente del pecho. A esta cifra se le restará la medida del contorno para calcular la talla de copa. Con ese dato ya solo tienes que seguir esta regla: copa A (de 12 a 14 centímetros, busto pequeño), copa B (de 14 a 16 centímetros, busto medio), copa C (de 16 a 18 centímetros, busto lleno), copa D (de 18 a 20 centímetros, busto voluminoso) y la secuencia continúa para copas superiores hasta la G.

De vuelta a los 70´S

Es imposible imaginarnos una vida sin sujetadores de encaje ni lencería, pero el año pasado se publicaron los resultados de una investigación de más de quince años dirigida por el profesor Jean-Denis Rouillon de la universidad Franche-Comté en Besançon. Según este especialista, no hay razones médicas, anatómicas o físicas para privar a los senos de los efectos de la gravedad, ya que las mujeres que no usaban sostén habían desarrollado sistemas de sujeción naturales. De las 330 participantes en el estudio, aquellas que no usaban esta prenda tenían los senos más firmes, se hundían menos al tacto y el pezón estaba una media de 7 milímetros más alto que los de quienes lo usaban a diario. El autor del estudio concluye que los músculos de soporte natural se acaban atrofiando y deteriorando mucho más rápido al hacerse dependientes de una sujeción artificial. Así que pensándolo bien, quizá nuestras madres en los 70s estaban haciendo lo correcto.

Buen uso del sujetador

1. El sujetador debe ajustar sin oprimir. No debe generar pliegues, ni marcas en todo el contorno.

2. El tirante de la espalda no debe quedar por encima de la línea del bajo pecho. Suele ser un error muy común entre las mujeres.

3. Los tirantes de los hombros deberán caer rectos, sin comprimir ni dejar marcas en los hombros.

4. Las copas no deben hacer bolsas ajustándose perfectamente a todo el seno.

5. El aro del sujetador reposa plano sobre el tórax sin elevarse por encima de la base del pecho.

Share Button
Comments are closed.
posicionamiento en Google por www.publicidadonline.xyz 656 545 123 - publicidadonline.xyz@gmail.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Mostrar
Ocultar